Restaurante Dromo, Badajoz

Restaurante Dromo, Badajoz

AGOSTO´19

Poco más de cinco meses es el tiempo que ha pasado desde la última visita a este esperanzador Dromo. Un restaurante pilotado en cocina por Juan Manuel Salgado, un joven cocinero pacense que bien contribuye a aliviar la monótona oferta gastronómica de la ciudad.

Pocas semanas después de la apertura y con un incontestable éxito,  anunciaron un cambio de carta y opción de menú degustación, un síntoma francamente bueno y preludio que el Dromo (camino-avenida) será largo e intenso.

Elegimos en esta ocasión el esperado menú degustación que comienza con unos snacks de presa ibérica, atún rojo con una base de plátano y crujiente de kimchi, bocados todos ellos tan visuales como faltos de “punch”.

Algo mejor resultó la yema curada con parmentier, un pase que evocará deliciosos recuerdos infantiles a más de uno-a.

Le sigue una composición llamada “toma pan y moja” que permite degustar uno de los mejores AOVEs de la región, Vieiru Legend, pan blanco, pan de cereales y un brioche. A todo ello, le acompaña una buena mantequilla de trufa y manteca colorá  de sabor algo fuerte.

La gelatina de foie, frustra las expectativas iniciales. De nuevo, el acertado emplatado no acompaña al esperado sabor, muy corto en este plato.

No ocurre lo mismo con el plato vegetal a base de flor de calabacín con ajoblanco, un pase plenamente equilibrado.


El mar y montaña genera sensaciones contrapuestas. Los rigatonis rellenos de pollo de corral y bogavante, quedan en un segundo plano por falta de potencia respecto al brutal fumet de bogavante que lo acompaña, puro sabor.

Todo lo contario ocurre con el plato de pescado, una merluza acompañada de un excepcional gazpachuelo.

Uno de los mejores platos de la parte salada aparece al final con este jarrete estofado de buena talla y estupendo punto de cocción.

El apartado dulce, se inicia con un  pre postre muy fino propio de temporada: melón, sandía y melocotón osmotizados sobre granizado de citronela, el cual cumple la función refrescante y continua con un trampantojo de cereza “gigante”, un contrapunto al pre postre por su contundencia.

Los Petits fours o mignardises, algo flojos, ponen el punto final a un menú técnico de altos y bajos a partes iguales.

Con todo, una apuesta diferente, un restaurante necesario en la capital pacense.

La oferta de vino y el servicio de sala,  siguen pendientes de mejora para las aspiraciones del proyecto.

 Dromo

Plaza Molineta nº 8. 06011. Badajoz.

Tlf: 924041450

www.dromobadajoz.es

Menú degustación: 58€ Agua, café e IVA incluido.

Precio medio carta: 40€

Marzo´19

El pasado mes de Febrero (2019) abrió en la cada vez más interesante Plaza de la Molineta (barrio de Valdepasillas) este Dromo pilotado por José Manuel Salgado, uno de los cocineros pacenses más talentosos del panorama actual.

Su proyecto aporta una necesaria apuesta por un cambio de rumbo en la monótona gastronomía local a través de elaboraciones que integran lo tradicional con lo contemporáneo.

De lo tradicional de la carta, croquetas de puchero (3€) ensaladilla de atún rojo (10€) o la ensalada César (9.5€).

De nota es el huevo frito con patata cremosa y dados ibéricos (6.5€), un plato memorable. Tampoco queda atrás el arroz meloso de pato y berenjenas asadas con un marcado sabor (14€).

Cumplen el ravioli relleno de ternera (9.5€). En cambio no llega a lo esperado el ceviche de lubina con ají amarillo (12.5€), falto de aderezo y acompañado con un maíz estilo “mistercorn” que ralla el ridículo.

En postres, la esfera de chocolate (6€) brilla más en lo técnico que en sabor. Todo lo contrario que la pasión, chocolate blanco y frutos secos (5€), goloso sin excesos.

El servicio aunque atento, resulta algo lento y aún por afinar, tiempo.

En suma un restaurante que insufla aire nuevo en la gastronomía pacense. Recomendado.

Restaurante Dromo

Plaza la Molineta nº 8, 06011. Badajoz.

Teléfono: 924041450

Lunes y martes cerrado.

Facebooktwitter