Restaurante Casa Claudio, Casar de Cáceres.

Restaurante Casa Claudio, Casar de Cáceres.  

Son muchos los motivos que pueden llevar al viajero a realizar una parada en esta emblemática localidad, cuna de buenos cocineros. El más recurrente bien podría ser adquirir una pieza (o varias) de su afamada Torta, preferiblemente en cualquier quesería con el sello de la Denominación de Origen donde de forma gustosa, ofrecen una visita explicativa del proceso de producción de este manjar.

Otra forma de disfrutar de la gastronomía local, la encontraremos en Casa Claudio, sin duda alguna un referente en la provincia cacereña.

Este veterano negocio inicia su camino hace más de veintitrés años de la mano de Claudio Vidal, un luchador y empresario de pura cepa que ya con tan solo trece años aprendió el oficio en la taberna  de su padre. Tras varias idas y venidas a Madrid, decide regresar al Casar donde comienza varias iniciativas en el sector hostelero que desemboca en este restaurante. En la actualidad, son sus hijos quienes gestionan el groso del proyecto, Claudio (“Chuster”), como jefe de cocina y Miriam en sala.

La oferta cuenta principalmente con tres patas. Un bar que encontramos nada más traspasar la puerta de entrada, la sala del restaurante en el mismo nivel pero perfectamente aislada del bar y un salón para celebraciones en la primera planta, actividad fundamental para el negocio. Todos los espacios mantienen un ambiente renovado de estética moderna coherente con el concepto de cocina que se pretende ejecutar. Una cocina local con cierta vocación de renovación pero sin excentricidades.

Sorprenden los snacks, presentados de una forma original en corcho de alcornoque y compuesto por una galleta crujiente con cardillos escabechados, un mochi de Torta del Casar, un “porra” de queso de Ibores y torreznos de cerdo. Bocados regionales vistos desde otro prisma que confirman la versatilidad que (también) poseen los productos de la tierra.

Suave el paté de patatera que bien admitiría algo más de embutido y divertida a la par que rica, la sopa de tomate con espuma de Torta a la que se le añade unas migas de pan embasadas en un sobre con marca de la casa.

Cromática aunque algo insulsa la coca caramelizada con foie, magret de pato y manzana que plantea el dilema de lo visual frente a lo gustativo. Convence sin embargo el risotto de Torta del Casar a pesar de la ligereza en el aporte de Torta.

Muy golosos los boletus y criadillas a la crema de Pedro Ximénez, una combinación tan cuestionable, como el mar y montaña a base de carabinero y manitas de cerdo deshuesadas a las que les faltaba guiso.

Excepcional la lubina confitada, acompañada de verduritas en un perfecto punto de cocción.

El plato más “canival” de la degustación, se presenta a través de un contundente pero rico tuétano y de un correcto steak tartar de ternera de Extremadura que sin embargo demandaba algo más de aliño.

El apartado dulce gana enteros por la sutileza en el añadido de azúcar. Espléndida la piña caramelizada rellena de fresa y mascarpone sobre sopa de coco, un imprescindible de la casa. No desmerece la manga gitana de limón versionada con creps, recomendada para aquell@s que busquen eso de “limpiar el paladar” al final de una degustación.

Por otro lado, el servicio en sala baja la nota. Aunque atento, se evidencia una falta de comunicación con cocina que desequilibra el tándem.

Con todo, la oferta en su conjunto hace de este restaurante una de las mejores opciones en la provincia de Cáceres. Si tienen pensado ir en fin de semana, reserven con antelación, el lleno estará garantizado.

Restaurante Casa Claudio

Paseo Extremadura, 21, Casar de Cáceres.

Precio medio por persona: 35€.

Menú Mercado: 25€ (bebida incluida).

Menú Degustación: 35€ (bebida incluida).

Teléfono: 927290246.

http://www.casaclaudio.com/

Marzo´17

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *