Polo Opuesto, Don Benito

Polo Opuesto, Don Benito. BELLOTAS-WEB2.

He de confesar la tremenda envidia sana (si es que eso existe) que siento cuando paso por los alrededores o directamente entro en el corazón de una de las localidades más importantes de la región, Don Benito. Es admirable ver la capacidad (que ya viene de lejos) de estos paisanos por montar una auténtica industria en el sector agroalimentario en diferentes palos a base de los recursos de los que disponen (o no disponían pero ya disponen) en la zona.

Espero no ofender a nadie, pero cuando veo esto, pienso cómo sería Extremadura si la mayoría de sus localidades se respirara sólo la mitad del tesón y emprendimiento existente en estas tierras, pero eso daría para otro post.

Sorprende no obstante como el dinamismo económico y de otra índole presente en la localidad no se corresponde con la presencia de una oferta gastronómica acorde al lugar. Me refiero en este caso a restaurantes de referencia que despunten por ofrecer una propuesta fresca y renovada. Hasta hace poco, sólo se salvaba de esa aseveración Komoloc, a quien considero el mejor restaurante de la ciudad.

Pero parece que algo ha cambiado en esta aburrida dinámica, desconozco si será algo puntual o la irrupción en la escena del natal Alberto Nieto con este nuevo “Polo Opuesto”, removerá otras mentes dudosas entre el continuismo o el riesgo y se sumarán al carro de la otra cocina que por otro lado tanto ansían gran parte del público.

La cocina de Alberto es fruto de la influencia formativa que ha ido adquiriendo a lo largo de los últimos años. Tras la finalización de sus estudios en la Escuela de Hostelería y Turismo de Orellana, cosecha una más que interesante experiencia por conocidos restaurantes como el Arzak, el pacense Aldebarán o el no menos grande Al Trapo en la capital donde permanece más de dos años. Es inevitable la evidente conexión entre éste último y la cocina que actualmente ofrece Alberto en Polo opuesto. Una cocina moderna, de producto a la par que informal.

Son muchos los buenos detalles que uno puede percibir al traspasar la puerta, además del moderno y desenfadado pero acogedor ambiente en un local diáfano y corto de espacio (para el éxito que se evidencia), destaca la ausencia de carta impresa. Sólo una pizarra ubicada en la antesala de la cocina indica la oferta diaria, la cual rota con frecuencia asegurando así una rotación del género, bien que se agradece.

En el caso del día de la visita, ensalada de torta, panceta a baja temperatura, almejas Thai, merluza con alioli de curry, tataki de atún o brioche de pollo. Raciones que oscilaban entre los 9 y 14€.

El resto de la carta estaba compuesta por otros platos más que conformó nuestra elección. Comenzamos con estos boletus al ajillo de buena talla con una acertada yema de huevo cruda, plato ciertamente desdibujado por un exceso de sal, un error que acompañó a casi todos los platos restantes de la degustación.

P1040267

Seguimos con un visual tartar de salmón aunque de mejorable corte e igualmente con exceso de aderezo dada la abundante salsa de soja en el fondo. Lo acompañaba una sabrosa y equilibrada mahonesa de wasabi.

polo opuesto, don benito

Continuamos con un arroz meloso de patatera y torta del Casar, que si bien a priori sonaba más que sugerente, presentaba dos errores evidentes: punto de cocción del arroz completamente pasado, al estar previamente precocido y ausencia de un necesario desgrasado, algo que hacía pesado en conjunto.

P1040270

Finalizamos con una presa en un agradecido adobo “moruno” que certifica las múltiples formas que hay (más allá de la pimiento y sal) de dignificar aún más estas partes nobles de nuestro ibérico.

P1040272

No nos resistimos probar los dos únicos postres en la carta (cómo hacerlo sabiendo el paso de Alberto por la casa de Torreblanca) que aunque demasiado vistos ya en hostelería ofrecían otros puntos de vista, este perfecto coulant con una salsa de mora que casaba a la perfección y una versión diferente de otro clásico, un golosón tiramisú en una textura atípica, al no llevar prácticamente parte sólida.

P1040274 P1040287

Por otro lado, el acogedor ambiente representa lo opuesto a una tasca (“gastrotasca” se hace llamar), decoración muy pegada a los tiempos actuales siguiendo la moda que llega al atento servicio, con gracioso uniforme y estética hister incluido,

Apertura de puertas y ventanas que traen un necesario aire fresco es lo que ha generado la vuelta de Alberto Nieto a su localidad. Un proyecto que aun necesitando de cierto pulido, representa una de las mejores propuestas de la zona.

Accede aquí a Restaurantes Badajoz

Polo Opuesto

Precio medio por persona: 20€

Calle Alonso Mendoza, nº 2.

Teléfono: 696 44 65 74

http://poloopuesto.es/

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *