César Ráez

Valencianos de nacimiento pero con raíces extremeñas tras varias décadas en la región, César da sus primeros pasos en la cocina, en  su ciudad natal.

Después de contraer matrimonio con Consuelo Villalba, se trasladan a Madrid, donde César cursó  estudios de cocina en la Escuela Superior de Hostelería y Turismo de la Casa de Campo de Madrid.

 

Finalizados sus estudios, comienza  su carrera profesional en el Hotel Ritz de Madrid, donde trabajó en cocina. Posteriormente debutó, como jefe de cocina en el Hotel María Cristina de Toledo, de allí pasó a Sevilla y trabajó en distintos restaurantes de esa ciudad, reforzando así su carrera como profesional de la cocina.

En el año 1988 dio un paso fundamental en su oficio como restaurador y cocinero,  se trasladó a Cáceres, ciudad en la que asumió la responsabilidad de la cocina del Hotel Alcántara.

César fue fundador de la Asociación de Cocineros y Reposteros de Extremadura, y creó la primera apuesta gastronómica de la ciudad.

En 1991, César  inauguró el Hotel Meliá Cáceres, como jefe de cocina, hasta que en el año 1996 se asociaron con los Vizcondes de Roda para crear  el restaurante Torre de Sande, y una sociedad paralela para dar servicio al recientemente restaurado Castillo de la Arguijuela de Abajo. Se conjugaban así el buen hacer de César en la cocina, la exquisitez en detalles de Consuelo  y un marco privilegiado, tanto por sus características estéticas como históricas.

El restaurante Torre de Sande fue inaugurado en marzo de 1996 y está ubicado en la casa noble denominada del Vizconde de Rodas, que antes fue de los Ulloa, Señores de Pajarillas,  unida a la casa está la torre  que le da nombre: la Torre de los Sande.

El conjunto de torre y casa es una construcción gótica del siglo XIV, que fue posteriormente reconstruida en el siglo XV, fue declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

Reseñar igualmente La Tapería “Torre de Sande”, en la cual se pueden degustar tapas elaboradas con productos de la tierra.

plato cesar raez

Cesar mantiene siempre la clásica elaboración de sus platos, el antiguo recetario, los productos clásicos y los ingredientes propios de temporada, que en cada período determinado se puedan utilizar. Su cocina es de producto, combinando técnicas tradicionales y modernas, conservando las texturas, sabores y aromas característicos de cada producto. La visita a su restaurante se hace imprescindible en la región.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *