Aqua Libera, Aljucén

Aqua Libera, Aljucén   

No es fácil encontrar en la actualidad una vivencia gastronómica que en su concepto difiera por completo a la tendencia actual que dirige y controla el rebaño. Esta realidad se manifiesta en la mayoría de lugares del territorio nacional y quizás de una manera más intensa, en Extremadura, donde las iniciativas empresariales en el ámbito de la gastronomía al margen de la tendencia brillan por su ausencia.

Es por lo que resulta confortable contrarrestar esa actitud pesimista-realista, palpando y disfrutando proyectos como este, dirigidos por inconformistas conocedores de las inmensas posibilidades de esta tierra, como es el caso del arqueólogo Santiago Feijoo y Noemí Cabalgante, gerentes de esta empresa.

Aqua Libera, no es sólo un restaurante, un hotel rural o unas termas romanas, sino más bien una experiencia global que supera expectativas, cuyo objetivo es retrotraer al cliente dos milenios a la época romana.

Aqua Libera, Aljucén

Aunque nuestra principal motivación era probar la propuesta de Aqua Libera, pronto vimos como aunque importante, la cocina no representa el elemento central de la escena. El esmero por generar un ambiente lleno de motivos y detalles romanos es continuo. La estructura de la casa, utensilios y modos de ingesta según el rito romano incitan a participar del juego. Al cliente se le proporciona un vestuario propicio y sin quererlo (o saberlo), se transforma en un actor más para representar una obra que tiene su punto culmen en los meses de verano, donde el patio se convierte en un escenario perfecto para una cena sobre estrellas.

Las prisas se dejan en la puerta de entrada (o eso al menos se pretende). Los tiempos entre plato y plato son intencionadamente lento con el objeto de llevar la atención al resto de estímulos presentes.

En lo gastronómico, es el cocinero Magín Carbonero quien ejecuta elaboraciones adaptadas de diferentes fuentes, fundamentalmente del recetario del célebre Marco Gavio Apicio encontradas en publicaciones como “De re Coquina”, de Ateneo de Náucratis en su libro “Banquete de los Eruditos” y del blog de Charo Marco también sobre cocina romana (http://derecoquinaria-sagunt.blogspot.com.es/).

Aunque existe opción de carta, es recomendable el menú degustación que incluye bebida (vino de rosas y vino de hinojo) y está compuesto por cuatro aperitivos: humus, Moretum, dátiles rellenos de pimienta y frutos secos y una crema de aceitunas.  Le sigue una “prima mensa” compuesta por tres pases a modo de tapas: lubina con salsa de membrillo, ensalada al aceite de violetas y solomillo de pavo con dátiles, mostaza y menta. Finaliza con la “secunda mensa” (postre) con un Staytitai griego. Combinaciones desabores que se mantienen entre lo reconocible y lo puntualmente sorpresivo.

Aqua Libera, Aljucén

En resumen, una experiencia tan estimulante como recomendable que convierte a Aqua Libera en un claro imprescindible de la región.

Aqua Libera

Calle Cáceres, 24, Aljucén (Badajoz)

Precio medio por persona: 25€

Menú degustación: 33€ (bebida incluida)

https://www.aqualibera.com/

Septiembre´17

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *